Escudo Oficina de Prensa


TRIBUNAL DE CUENTAS
OFICINA DE PRENSA

APROBADO EL INFORME SOBRE EL ALTO COMISIONADO DEL GOBIERNO PARA LA MARCA ESPAÑA

9/05/18

EL TRIBUNAL DE CUENTAS APRUEBA EL INFORME DE FISCALIZACIÓN DEL ALTO COMISIONADO DEL GOBIERNO PARA LA MARCA ESPAÑA

 

Madrid, 9 de mayo de 2018.- El Pleno del Tribunal de Cuentas aprueba el “Informe de fiscalización del Alto Comisionado del Gobierno para la Marca España”. Esta fiscalización, realizada a iniciativa del Tribunal de Cuentas, ha tenido entre sus objetivos principales: evaluar el grado de consecución de los objetivos que el Alto Comisionado tiene asignados, como consecuencia de la gestión realizada con los recursos con los que está dotada la institución; así como verificar el cumplimiento de las disposiciones legales y reglamentarias aplicables a la actividad fiscalizada.

En su ámbito subjetivo la fiscalización abarca al Alto Comisionado del Gobierno para la Marca España y a su Oficina, verificándose la actividad económico-financiera realizada por ellos con especial atención al cumplimiento de la legalidad y al grado de cumplimiento de sus objetivos con arreglo a los principios de buena gestión. En cuanto al ámbito temporal, la fiscalización se ha extendido principalmente al periodo comprendido desde la creación del órgano en 2012, hasta el final del ejercicio 2016.

Tras la realización de la fiscalización, el Informe recoge, entre otras, las siguientes conclusiones:

El Alto Comisionado del Gobierno para la Marca España fue creado por Real Decreto 998/2012, de 28 de junio (que ha sido recientemente modificado), con el objetivo de proponer al Gobierno tanto medidas orientadas a mejorar la imagen de España en el exterior, como la planificación, impulso, coordinación y seguimiento de la acción exterior española, pública y privada, en los ámbitos económico, cultural, social, científico y tecnológico, encaminada a la promoción de dicha imagen, sin perjuicio de las competencias que, en este ámbito, tienen atribuidas los distintos departamentos ministeriales.

El proyecto Marca España se ha concebido como una política de Estado cuya eficiencia reside en el largo plazo. Esta política integra una pluralidad de actores tanto públicos como privados, y tiene por objetivo prioritario la mejorara de la imagen de nuestro país. A pesar de esta amplia concepción del proyecto Marca España, la Oficina del Alto Comisionado ha advertido que la ausencia de presupuesto propio impide el desarrollo de actividades dirigidas al cumplimiento de su misión, comprometiendo el éxito del proyecto para el futuro.

Por otra parte, en la fiscalización se ha detectado que, tanto en la configuración del Alto Comisionado como respecto a las condiciones de ejercicio de sus funciones, no existe suficiente desarrollo normativo. En este punto, el Informe destaca que ni el Alto Comisionado ni su Oficina cuentan con normativa que regule su funcionamiento, más allá de su Real Decreto de creación.

En relación con el principio de transparencia, se ha detectado que no consta publicada en el Portal de Transparencia ninguna de las informaciones que exige la mencionada Ley, salvo el currículo del Alto Comisionado en el apartado “Currículums de altos cargos” del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, que no coincide con la información remitida a petición del Tribunal de Cuentas.

Se ha observado que algunas de las funciones atribuidas al Alto Comisionado para la Marca España ya eran parcialmente asumidas por otros órganos del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación. A pesar de la creación del Alto Comisionado, dichos órganos no han dejado de tenerlas atribuidas.

Desde el punto de vista de la estrategia configurada por el Alto Comisionado y su Oficina, se ha puesto de manifiesto que la misma se fundamenta en objetivos generales que carecen del necesario desglose en objetivos sectoriales y acciones concretas y medibles. Su seguimiento desagregado ha sido prácticamente imposible pues no se establecen indicadores que permitan medir su consecución ni su impacto en la evolución de la imagen de España, a diferencia de lo que sucede con otras iniciativas de promoción de la marca-país desarrolladas en países de nuestro entorno o por otros organismos con objetivos concurrentes. Además, la gran mayoría de las líneas de actuación previstas para Marca España no dependían de la acción del Alto Comisionado, ni en su planificación ni en su impulso ni en su consecución.

La actividad de la Oficina del Alto Comisionado se ha centrado en el seguimiento de una serie de índices y tablas clasificatorias nacionales e internaciones, que monitorizan la imagen de España, elaborados por distintas instituciones que, en la mayor parte de los casos, ya venían elaborándolos desde antes de la creación del Alto Comisionado del Gobierno para la Marca España.

El Alto Comisionado tiene atribuida competencia para celebrar y formalizar convenios de colaboración en el desarrollo de su actividad. En virtud de esta facultad ha suscrito convenios de colaboración con entidades públicas, asociaciones, fundaciones y empresas privadas, incluyendo una empresa textil de cuyo consejo de administración es miembro el Alto Comisionado.

En la muestra de convenios analizada en la fiscalización se ha observado que el seguimiento y control de la documentación y de la ejecución de estos convenios ha sido defectuoso; impidiéndose, en algunos casos, la comprobación de la realidad de las actividades.

Por otro lado, el Alto Comisionado ha celebrado pactos suscritos de manera verbal, sin formalización de documento escrito, lo cual no se ajusta a las leyes administrativas de procedimiento y transparencia. Esta circunstancia impide la revisión y control posterior de lo acordado. Asimismo, el Informe recoge que la firma del Alto Comisionado de un convenio con una asociación privada permitió que su Oficina pudiera disponer de fondos aportados por empresas privadas que fueron destinados a gastos ordinarios de funcionamiento de aquella y al pago de servicios prestados por terceros para el proyecto, sin que la disposición de numerario se ajustara a la normativa que regula los flujos de ingresos a la Administración.

Tras los resultados de la fiscalización, el Tribunal de Cuentas formula en su Informe, entre otras, las siguientes recomendaciones:

  • Desarrollar el marco normativo adecuado para el ejercicio de las funciones del Alto Comisionado y la actividad del proyecto Marca España, tanto en el ámbito contractual y patrimonial como en el operativo (selección de colaboradores, embajadores “Marca España”, etc.).
  • Dotar a las unidades encargadas de llevar a cabo el proyecto Marca España de los medios humanos y materiales necesarios, a fin de que puedan cumplir ordenadamente sus objetivos.
  • Adoptar, por parte de la Oficina del Alto Comisionado, las medidas necesarias para mejorar el sistema de seguimiento de la ejecución y control de los acuerdos y convenios suscritos. 

El contenido del presente Informe (nº 1.275) puede ser consultado en la página web del Tribunal de Cuentas (www.tcu.es)

 

Más información:

Marisol Gálvez

Directora de Comunicación

T. 91 592 09 95 / M. 649 275 686

marisol.galvez@tcu.es